Estándar del bichón maltés

El estándar de una raza describe las características ideales que debe tener un perro para ser considerado el ejemplar perfecto de dicha raza. Se publica por una sociedad canina de reconocido prestigio. Se utiliza en las exposiciones caninas promovidas por esa sociedad para juzgar la perfección de los perros que se presenten, utilizándolo como referente de tal perfección y por tanto como base para otorgar los diferentes títulos de campeón concedidos por la sociedad canina en cuestión.

En la mayor parte de los países y concretamente en España y en toda Europa, la sociedad canina de mayor prestigio es sin lugar a dudas la FCI (Fédération Cynologique Internationale), fundada en 1911 para promover y proteger los perros de pura raza. Tiene su sede en Bélgica. Es la organización canina mundial y a ella pertenecen (en 2009, en el momento en que escribo estas líneas) 84 miembros y contratantes (un sólo miembro por país), que expiden sus pedigríes y forman a sus propios jueces, siempre tomando como referencia el estándar de cada raza, publicado por la FCI y realizado generalmente por el país de origen de la raza. La FCI garantiza el reconocimiento mútuo de los jueces y pedigríes de sus países miembros.

En España el único miembro de la FCI es la RSCE (Real Sociedad Canina Española), siendo por tanto la única sociedad canina autorizada para emitir pedigríes con reconocimiento internacional, en todos los países miembros y contratantes. En el pedigrí constan los números de registro de los antepasados de un perro hasta al menos tres generaciones, si está inscrito en el LOE, aunque se pueden pedir los pedigríes de cuatro o cinco generaciones si los datos constan en los archivos. Cuando un perro está inscrito en el RRC (Registro de Razas Caninas), su pedigrí certifica la genealogía hasta la tercera generación de los ejemplares conocidos.

Si lo desea, puede obtener información precisa acerca de los documentos y tipos de registro existentes, en la página de la RSCE.

En el apartado de tramitaciones encontrará:

- una guía del usuario con la siguiente información:

  • L.O.E. Y R.R.C.

  • NOTIFICACION DE NACIMIENTO E INSCRIPCION DE CAMADA

  • CESION DE PROPIEDAD

  • PERROS IMPORTADOS

  • PEDIGREES

  • AFIJOS

  • SOCIOS

- un apartado de procedimientos con información referente a:

  • TRAMITACION DE UN PEDIGREE

  • INSCRIPCION DE CAMADAS EN EL L.O.E./R.R.C.

  • INSCRIPCION EN EL L.O.E./R.R.C. DE UN PERRO DE PURA RAZA IMPORTADO DE CUALQUIER PAIS

  • INSCRIPCION EN EL R.R.C. DE PERROS YA INSCRITOS EN OTROS LIBROS GENEALOGICOS ESPAÑOLES

- las tarifas vigentes que cobran por los diferentes servicios.

Además encontrará información acerca de los eventos, concursos y exposiciones que organiza, las diferentes sociedades caninas colaboradoras, los clubes de raza reconocidos,etc.

www.rsce.es

La Federación Cinológica Internacional (FCI) tiene publicados en su web, en español y bajo el título Nomenclatura & standards todos los estándares de las razas que tiene reconocidas, que en 2009 son 332 repartidas en 10 grupos. En su página se pueden consultar, además del estándar que rige actualmente (publicado en 1989), los afijos que tiene reconocidos, los paises miembros y contratantes, calendario de exposiciones, concursos, etc. Pueden resultar muy útiles las circulares que la FCI publica sobre diversos asuntos, como la que recoge las iniciales que corresponden a los libros de orígenes de los diferentes países, estas iniciales aparecen junto a la inscripción de cada perro en los pedigríes y es necesario conocer su significado para saber la procedencia de los antepasados de un perro por su pedigrí, por ejemplo si el perro ha nacido en españa (LOE), en francia (LOF), en Italia (LOI), si ha nacido en EEUU (AKC), si el perro ha sido importado, delante de las iniciales del pais de nacimiento se encuentran las del pais de residencia. Las iniciales que no aparezcan recogidas en la circular (por ejemplo LOC o LOCE) no tienen reconocimiento internacional (FCI) sino que corresponden a pedigríes de países sin acuerdo de homologación o de sociedades caninas alternativas no reconocidos por la FCI.

www.fci.be

En Estados Unidos la sociedad canina que cuenta con mayor prestigio es American Kennel Club (AKC), este club fue fundado en 1884 por un grupo de entusiastas representantes de algunos clubes de perros con el objetivo de mantener un registro de perros de pura raza y preservar su integridad. Actualmente (2009) reconoce 157 razas , repartidas en 7 grupos. El bichón maltés, llamado allí "maltese" pertenece al grupo de los perros toy. En su página web se puede consultar el estándar, cuya aprobación se remonta a 1964.

www.akc.org

Las diferencias existentes entre los dos estándares no son demasiado acusadas. Tanto es así, que existen muchos malteses que tras conseguir el título de campeones (bajo el estándar AKC) en Estados Unidos han venido a Europa consiguiendo también hacerse campeones, siendo juzgados conforme al estándar FCI y viceversa. No todos los campeones americanos podrían competir aquí. Un campeón americano de 1.8 kilos podría ser aquí apartado de la competición por un defecto grave de talla, sin embargo allí estaría dentro del rango de talla preferido y podría hacer una gran carrera. Asimismo un campeón europeo con 4 kilos y un 38% más de largo que de alto no obtendría buenos resultados en Estados Unidos ya que el estándar AKC estipula que, además de no pesar más de 3.1 kg, los malteses deben ser cuadrados (aunque se mide de diferente modo el largo en cada estándar, del hombro al glúteo en el FCI y de la cruz al nacimiento de la cola en el AKC, el americano sigue siendo más corto).

Esto ha llevado a que los malteses de muy alta calidad en Europa y gran parte del mundo tengan formas más alargadas y mayor talla. Los ejemplares más pequeños y cortos se han ido eliminando de los mejores programas de cría ya que no tenían opciones en las exposiciones y un buen criador busca que sus perros se acerquen lo más posible a la perfección representada por el estándar. Sin embargo en Estados Unidos los perros más alargados o de mayor tamaño, se han retirado de la cría, se han vendido como mascotas ya que no valían para competir por no cumplir con los requisitos de su estándar. De este modo aparecen cada vez más separadas estas dos líneas, que constantemente se cruzan en los pedigríes de los campeones a uno y otro lado. Pero cuando un perro americano es importado en Europa por un criador de prestigio, será con seguridad de los más grandes y largos de allí, para que tenga posibilidades de ganar aquí. Cuando tenga descendencia, los perritos excesivamente pequeños y cortos se venderán a particulares, como algo exótico e impropio de la tipicidad de la raza tal y como aquí se conoce, continuando así con la selección de perros largos y grandes.

En los últimos años se hace referencia muy a menudo al estándar coreano y no existe ningún estándar coreano específico sino que en Corea se compite con estándar FCI (europeo o internacional), de mayor tamaño y estructura mas alargada que el el americano.

Comprar un buen ejemplar de pura raza supone adquirir uno que cumpla con la tipicidad recogida en el estándar de su raza. No se pueden cambiar las características de un maltés a gusto del consumidor, y en función de modas pasajeras. Las diferentes razas de perros surgen de la selección realizada por el hombre de aquellas características preferidas (por motivos de trabajo: pastoreo, guarda, cobro, rastreo, salvamento, ataque, defensa, etc. o por otros motivos como compañía y belleza) y deben permanecer lo más puras que sea posible, al margen del reconocimiento de nuevas razas que pudiera tener lugar. Cuando el estándar de una raza es muy diferente en EEUU y en el resto del mundo, puede surgir una nueva raza, este es el caso del cocker americano, muy diferente al inglés o del akita inu americano, distinto del japonés. En el caso del bichón maltés la escasa diferencia que existe hace innecesaria tal separación, tengamos en cuenta que cuando las razas son diferentes, del cruce entre las mismas se obtienen mestizos. Por el momento, los cruces de malteses de líneas europeas y americanas son beneficiosos para ambas. Los malteses de un criador americano pueden, por ejemplo, tener caras preciosas, pero adolecer de falta de pigmentación. Cada criador conoce su línea y prueba con la introducción de nueva sangre en busca de determinadas características o para potenciar determinados atributos. La posibilidad de introducir líneas americanas, italianas o del resto de mundo en un programa de cría es beneficiosa para el mantenimiento de la tipicidad de la raza bichón maltés en cualquier parte del mundo. Al realizar estos cruces se obtienen posiblemente los resultados buscados, pero habitualmente se introducen otras características no deseadas. Es labor del criador intentar depurar estas últimas en la búsqueda del perro típico y puesto que siempre seguirá encontrándose con sorpresas en el camino y dado que el perro perfecto no existe, es un viaje que no tiene fin. El resultado del mismo son las diferentes líneas resultantes de la interpretación del estándar que hace cada criador.