BICHON MALTES DEL JARDIN DE LOS ARCOS

CARACTERISTICAS

PIGMENTACION

     Los malteses nacen con la trufa, las almohadillas y los bordes de los párpados de color rosa, se pigmentarán gradualmente. Algunos cachorros tienen manchas oscuras ya desde el nacimiento y otros tardan hasta seis meses en completar su color negro. La falta de pigmentación es un defecto que sólo con la eliminación de los programas de cría de los individuos que la transmiten puede erradicarse, ya que aparece facilmente en las siguientes generaciones. Es deseable que el color negro sea muy intenso.

PELO DEL BICHON MALTES

     Al nacer, o poco después, ya se pueden ver en algunos cachorros manchas de color algo más oscuro, sobre todo en el lomo y la cabeza, que aunque se disimulan de adulto, sobre todo con el pelo largo, no desaparecen del todo. En las orejas el pelo suele ser más oscuro, en algunos casos es casi imperceptible y en otros el cambio de color resulta evidente. Según el estándar de la raza esto no constituye un defecto, está permitido, pero no es deseable, se busca el blanco puro como ideal.

     La textura del pelo debe ser sedosa. Es frecuente que esto no suceda, muchos malteses tienen textura lanosa o algodonosa. La textura algodonosa es la perfecta para otro tipo de bichón, el coton de tulear, pero no es correcta en un maltés. Se puede diferenciar la textura sedosa de la lanosa o algodonosa por ser la seda de tacto más frío y más suave. Imaginemos el tacto de los flecos de lana de una tela en comparación con los flecos de seda. Sin duda seríamos capaces de distinguirlos con los ojos cerrados. En un maltés es algo más dificil porque el pelo no es totalmente sedoso o lanoso, sino que idealmente debe aproximarse a la textura de la seda. Si dos telas tuvieran diferentes mezclas de lana y seda, distinguirlas podría ser más difícil. Además la calidad del pelo varía por zonas , siendo más sedoso generalmente en la cabeza y la cola que en el faldón trasero.

     El bichón maltés debe tener el pelo liso, el pelo rizado se considera un defecto, más grave cuanto más rizado. Al igual que sucede con la textura, la lisura varía por zonas, tendiendo a ser más liso el pelo en la cabeza y la cola. Cuando el pelo de un maltés se corta tiende a rizarse, más fácilmente y con mayor intensidad cuanto más cerca de la raiz se realice el corte. Es por ello que si decidimos llevar al maltes con el pelo largo no debemos recortar nada más que las puntas cuando esté muy largo. Si por el contrario decidimos llevarlo con el pelo corto, es preferible cortarle más a menudo, un poco, que cortar mucho, menos veces, ya que cuanto más cerca de la raiz se corte más probable es que se rice. A algunos malteses tras pasarles la máquina de rasurar les vuelve a salir el pelo liso, a otros se les riza aunque se lo cortemos a ocho centímetros de la raíz. Esto depende de la calidad del pelo y de la suerte que tengamos, porque a veces es impredecible, pero en todo caso siempre es un riesgo apurar demasiado el corte.

     Los ejemplares que se presentan a exposiciones siempre llevan el pelo alisado con secador y después planchado, porque aunque lo tengan liso, la textura mejora con la plancha. El pelo muy liso y sedoso puede ser más delicado y soportar peor estos trabajos de peluquería. El pelo rizado tiene una estructura más fuerte y puede ser sometido al calor de los secadores y planchas, a la decoloración, o al cardado en la cabeza previo a recogerlo, sin sufrir tanto. Con los cuidados y productos necesarios, su aspecto en el ring será liso, sedoso y con mucha caída, pero además mucho más abundante. Esto ha provocado que al seleccionar malteses para competir, muchos criadores hayan preferido quedarse con aquellos de estructura capilar más fuerte, generalmente más rizados, con los que han obtenido (tras alisar, planchar, decolorar, cardar, etc.) mejores resultados. Como consecuencia muchos campeones y descendientes suyos tienden a tener el pelo más rizado.

     Otro motivo por el que los bichones malteses tienden a tener el pelo ondulado es la existencia entre sus antepasados de ejemplares de bichones de pelo rizado. Todos los bichones tienen un origen común, a partir del cuál se separaron las diversas razas existentes actulmente. Pero además del origen de la raza, que aún siendo muy antigua debe seguir depurándose, existen otras razones por las que se producen estas mezclas de distintos tipos de bichón. Una de ellas es que al ser otros bichones más grandes tienen más cachorros y ello ha llevado a algunos criadores a mezclarlos para obtener camadas más numerosas. Como resultado de estos cruces se han obtenido hembras de mayor tamaño, capaces de tener más cachorros pero con el pelo más rizado.

     Un buen bichon maltes, además de tener el pelo blanco, liso y sedoso, debe tener una abundante cantidad y muy buena caída.

CRECIMIENTO NORMAL DE UN BICHON MALTES

     Es muy frecuente entre quienes tienen cachorros malteses miniatura o pequeños la preocupación por el tamaño que su perrito tendrá de adulto. Son habituales las consultas acerca del tamaño correcto con distintas edades o del peso que debe tener un cachorro al nacer para que sea miniatura. No es posible establecer un peso correcto para cada edad. Dependiendo de las líneas puede haber ritmos de desarrollo bastante diferentes. Algunos malteses no crecen prácticamente nada después de los seis meses y otros continúan haciéndolo después de cumplir un año. Hay una edad de crecimiento rápido que va desde que termina la dentición de leche hasta que comienzan a salir los colmillos de adulto, aproximadamente de los dos o tres a los cinco o seis meses, después se suelen estancar y el crecimiento restante es más lento, pueden aumentar algo de talla pero sobre todo suelen ensanchar y coger más peso. Sólo el criador del maltés en cuestión puede conocer los ritmos de crecimiento normales de sus malteses de una misma línea. Como regla general se suele decir que los cachorros bichón maltés doblan el peso que tienen con tres meses. Evidentemente se trata de una aseveración que no tiene ningún fundamento científico, pero es cierto que suele cumplirse aproximadamente. Pasada esta edad es difícil calcular el tamaño que tendrá el maltes adulto en función del peso del cachorro a los cuatro cinco meses, ya que algunos crecen casi por completo en un mes y otros aún no han arrancado con la misma edad. Resulta imposible determinar el tamaño de adulto de un maltés en función de su peso al nacer, que dependerá del número de cachorros de la camada, de su posición, más o menos ventajosa dentro del útero materno, de los días de gestación, etc. Cuanto más numerosa sea una camada más pequeños son los cachorritos al nacer. Las gestaciones de las maltesas pueden durar desde 55 hasta 68 días, siendo más frecuente que se prolonguen cuando la madre es grande y si sólo hay un cachorrito aue no tiene por tanto problemas de espacio. Cuando hay hasta cinco maltesitos apiñados dentro de una maltesa de menos de tres kilos, es normal que se desencadene el parto a los 55 días. Entre uno y otro caso los pesos pueden variar de menos de 50 a más de 200 gramos al nacer y sin embargo el tamaño que alcancen cuando se hagan adultos puede ser el mismo.

     Uno de los motivos de consulta más frecuentes entre los nuevos dueños de un cachorro bichón maltés miniatura es la cantidad de comida que deben ponerle para que no crezca demasiado y a menudo deciden racionarla para que su perrito no crezca más de lo que desean. Este es un error muy común y por eso intentaré dar una explicación algo más completa. Un maltés miniatura es aquel que comiendo lo que quiere no crece más porque genéticamente está determinado que será pequeño. Un perrito pequeño debido a la falta de alimentos podrá ser raquítico, flaco o enfermizo, pero no dejará de crecer lo que deba, como mucho medirá unos milímetros menos. Los estudios realizados para la especie humana, en España, con las series de datos obtenidas al pesar y medir a los jóvenes de unos veinte años de edad para su incorporación al servicio militar, muestran tallas y pesos claramente inferiores (entorno a un 5%)entre los que nacieron en la postguerra, durante los años en que se produjo subalimentación infantil. Si pudiéramos extrapolar estos datos al caso de los perros, sería posible conseguir, subalimentando a un cachorro, que éste tuviera una talla inferior a la potencial en un 5%. Los perros se miden por su altura a la cruz y ésta representa de un 30 a un 40 % de la longitud midiéndolos de pie como a una persona. Es decir que podríamos reducir su talla a la cruz entre 1,5 % y 2 % lo que supone una reducción máxima posible de 4 milímetros, ya sea para un maltés de 25 cm y largo o de 20 cm y corto. Para ello el cachorrito debería pasar hambre constantemente durante su desarrollo, un poco de hambre y sin continuidad no sería suficiente y sólo serviría para retardar algo el crecimiento. Posiblemente mediría algunos milímetros menos, lo que sería prácticamente imperceptible, si fuera sometido a esta tortura constante, pero ésta no sería la única consecuencia de semejante barbaridad. Su esperanza de vida sería mucho menor, tal como muestran los datos de la serie antes comentada para los seres humanos. Esto es así no sólo por la mayor debilidad al finalizar su desarrollo sino especialmente por la mortalidad infantil, que es mucho más elevada cuando se da escasez de alimentos en la infancia. En caso de sobrevivir, hay una mayor tendencia a sufrir enfermedades que cuando la alimentación infantil es correcta y no sólo durante la etapa de desarrollo sino durante toda la vida.

     Los perros de razas muy grandes comen piensos especiales que les ayudan a crecer lentamente, ya que la incidencia de displasia y otros problemas óseos o de las articulaciones es mucho mayor cuando el crecimiento se produce con mucha rapidez. Eso no impide que se desarrollen completamente, alcanzando la misma talla de adultos que habrían tenido con un crecimiento más rápido. Para el caso de las raza toy como el bichón maltés, esto implica que el hecho de retardar el crecimiento no evita que el perro alcance la misma talla al final de su desarrollo, simplemente tardará más meses en conseguirla.