BICHON MALTES DEL JARDIN DE LOS ARCOS

CACHORROS

Primeros días

    Los malteses nacen con los ojos cerrados, tardan entre diez y veinte días en abrirlos; hasta entonces encuentran a su madre buscando su calor ya que aún no pueden ver ni oir. Generalmente no hay señales de pigmentación cuando nacen aunque en algunas ocasiones ya se puede ver algún punto negro, pigmentarán gradualmente durante las primeras semanas de vida, debiendo tener la trufa, líneas de los párpados y labios, y las almohadillas, de color negro, como tarde a los seis meses.

    Cuando tienen entre tres y cinco semanas comienzan a dar los primeros pasos levantando el peso de su cuerpo sobre las patas. A partir de ese momento empiezan a salir de su cuna en busca de nuevas sensaciones. Mis cachorros encuentran al salir un empapador, que suelen utilizar desde el primer día, ya que no les gusta ensuciar el lugar donde duermen (esta costumbre les será muy útil a sus nuevos dueños).

Destete

    En El Jardín de Los Arcos el destete de los cachorros se produce de modo natural. Es la madre quien decide cuando ha llegado el momento de cambiar de alimentación.

    A partir de las cuatro o cinco semanas, los pequeños malteses se muestran interesados por todo lo que les rodea y buscan la comida que tiene su madre en el comedero; empiezan jugando con ella y más adelante comienzan a comer. Algunas madres mastican comida, o incluso la regurgitan y se la llevan a los cachorros antes de que ellos salgan a buscarla, facilitándoles y acelerando el cambio de alimentación. Cuando ya tienen dientes, la madre los esquiva cuando la persiguen, porque amamantarles le resulta doloroso. Aunque no es frecuente, si algún cachorro no ha conseguido comer sólo llegado este momento, es necesario humedecer un poco el pienso o molerlo, e ir ofreciéndoselo más seco y/o entero cada día, hasta que lo coma sin problemas, controlando que ingiera la cantidad adecuada. No se debe mojar mucho, durante demasiado tiempo ya que fermenta facilmente y puede sentarle mal. Mis perros, sobre todo los más pequeños, siempre tienen comida a libre disposición para que puedan comer en cualquier momento si sienten debilidad, sobre todo por la noche. Un perro que ya es capaz de comer sólo sin problemas, normalmente come en cuanto se siente débil, antes de tener problemas de glucosa, obviamente, sólo puede hacerlo si tiene comida a su alcance.

Imprinting

    Los cachorros viven en un espacio acotado con una pequeña valla para que la madre pueda entrar y salir cuando quiera. Al principio apenas se mueve de su lado, pero cuando crecen y les salen los dientes, pasa la mayor parte del tiempo fuera de su alcance. Cuando le muerden, ella les regaña, avisándoles con gruñidos primero, pero si insisten y lo considera necesario, les muerde. Además de con su madre, también con sus hermanos, aprenden que morder duele y que si muerden, les morderán a ellos. Éste aprendizaje es muy importante y les ayuda a tomar conciencia de sí mismos, a entender que son perros y a actuar como tales, dominando sus impulsos de morder y jugar constantemente, cuando los adultos quieren estar tranquilos; aprenden a respetar que otros perros más fuertes o insistentes coman antes o tengan juguetes que no quieran compartir en ese momento.

Socialización

    Además de saber comportarse con otros perros , para nuestros cachorros también es muy importante aprender modales para convivir con personas. Son muy inteligentes y entienden con facilidad y rapidez las órdenes claras y no cambiantes. Es básico tener una reunión en familia donde se acuerde, antes de la llegada del cachorro, qué le estará permitido hacer y qué no, así como el tipo de orden, palabra concreta o castigo que se va a utilizar en cada caso. Desde muy pequeños acuden cuando oyen su nombre. Pueden parar de hacer aquello que estén haciendo cuando oyen "¡NO!". Aprenden a morder sólo sus juguetes cuando se les regaña al morder otros objetos, ofreciéndoles simultaneamente uno de sus juguetes. También aprenden que las personas son buenas, los acarician, les proporcionan comida, agua, juguetes, mimos, higiene, paseos...Si no queremos que ladren, es importante que no consigan llamar nuestra atención con esta actitud sino que reciban a cambio una orden clara que les exija callar y después, al menos, un poco de indiferencia.

Edad para cambiar de casa

    Sólo tras haber superado con éxito las anteriores etapas, el cachorro puede cambiar de casa e irse con sus nuevos dueños. Su edad podrá variar entre dos y tres meses en la mayoría de casos. Todos los cachorros de El Jardín de Los Arcos cambian de casa vacunados, desparasitados, socializados y educados correctamente en función de su edad.

    Un cachorro que vaya muy rápido en su desarrollo y no requiera pasar más tiempo con su madre ( a partir de una edad la madre no les hace caso), si, además, no tiene hermanos, ni otros cachorros para jugar, podrá ser entregado con unas ocho semanas y la primera vacuna puesta una semana antes, por supuesto oportunamente desparasitado. A esta edad habrá completado la fase de imprinting, para la que requiere vivir con otros perros, comerá pienso seco perfectamente y habrá iniciado su socialización, debiendo continuar sus dueños con la misma, enseñándole a pasear con correa, obedecer órdenes, etc.

    Un cachorro que siga un desarrollo normal, que haya tardado más tiempo en comer o tenga la posibilidad de convivir con sus hermanos, puede ser preferible que no salga de casa hasta las diez semanas, con la vacunación completa, o a falta de la vacuna contra la rabia. Podrá salir paseando con sus nuevos dueños y ya estará iniciado en su educación para callar cuando se le órdena, acudir cuando se le llama, etc. Sus dueños continuarán y completarán esta fase, adaptándola a su caso, según sus preferencias.

    Los cachorros más pequeños pueden necesitar más tiempo para alimentarse con pienso seco, sin necesidad de triturarlo o humedecerlo. Ningún perrito debe cambiar de casa si no es capaz de comer y asimilar lo comido sin problemas; en caso contrario, los riesgos de sufrir una bajada de glucosa son elevados y el desenlace podría ser fatal. Los cachorritos siempre sufren estrés al cambiar de casa y esto les puede provocar trastornos gastrointestinales, pero si su alimentación era satisfactoria antes del cambio y su vacunación y desparasitación son correctas, suelen mejorar rápidamente. La bajada de defensas que puede provocar el estrés del cambio no debe coincidir con la provocada por la vacunación, por este motivo se debe vacunar unos días antes de la entrega. El calendario de vacunación puede retrasarse en un cachorro maltes miniatura y además es más importante que lo haya completado al marcharse. Estos malteses tan pequeños, para tener más garantías, pueden entregarse a partir de tres ó cuatro y a veces hasta ocho o diez meses de edad. Son malteses perféctamente sanos, pero requieren más tiempo para desarrollarse.

    Un perrito que haya tenido alguna bajada de glucosa u otros problemas debe esperar unas semanas antes de irse porque en casa, con su madre y conmigo tiene más probabilidades de desarrollarse con éxito. Después de haber visto y tratado algunas bajadas de glucosa es fácil adelantarse y tratarlas antes de que sean evidentes para quien tiene menos experiencia.

Día del cambio de casa

    El día en que el cachorro se va a su nueva casa, sus dueños vendrán a recogerlo, a Madrid, a ser posible personalmente, así pasará el momento con confianza y no le afectará tanto su salida . Nunca he enviado cachorros por mensajería porque después de haber sido críados en familia, con los mejores cuidados para que crezcan seguros y confiados, encuentro inconsistente meterlos en un transportín para que viajen sólos, sin entender donde están o qué ocurre, escuchando ruidos extraños y golpes. Además durante el transporte los cachorros no pueden comer ni beber, y permanecen así entre 10 y 24 horas si todo va bien, sólo en caso de urgencia los veterinarios de uno de los puntos de control por los que pase le pueden ofrecer agua. Cuando se va con sus dueños, ellos lo acarician y miman, lo tranquilizan si se marea, le pueden ofrecer agua o comida, si es muy pequeño pueden darle un poco de la pasta nutritiva concentrada que llevarán, si observan que empieza a tener una bajada de glucosa pueden darle azucar, si algo les resulta extraño pueden llamarme, etc. Cuando viaja acompañado lo normal es que no lo pase mal y haga el traslado facilmente.

    Lo ideal es recogerlo con tiempo suficiente para poder recibir asesoramiento sobre el mejor modo de cuidarlo, incluso asistir a su baño, limpieza de ojos y oidos, peinado, secado, recorte de pelo en las patas y debajo de la cola, corte de uñas, cepillado de dientes y demás demostraciones y explicaciones de los cuidados necesarios para mantenerlo perfecto, que con mucho gusto ofrezco a quienes van a tener uno de mis malteses. Verán el uso de champú en seco blanqueante , cortanudos y otros productos que pueden ser de utilidad para el cuidado de un bichón maltés pequeño. También pueden aprender cómo mantener el pelo fuera de los ojos utilizando una navaja o una tijera de entresacar.

Alimentación del cachorro y primeras semanas en su casa

     Mis malteses comen pienso de la mejor calidad, los cachorros suelen haber probado varios tipos, normalmente el que utilizo para el destete, que tiene croquetas muy pequeñas y una formulación especial para esa etapa, uno de pollo y otro de cordero, ambos para cachorros de razas pequeñas. Cuando cambian de casa llevan pienso del que estén comiendo en ese momento. Es muy importante que el cachorro siga comiendo el mismo pienso al menos durante las primeras semanas tras su llegada. Es normal que un cambio, sobre todo si no se hace gradualmente, provoque alguna reacción inesperada. También pueden tener efecto sobre el estado de ánimo y salud del cachorro los nervios sufridos por el cambio de ambiente, sobre todo si no se le deja suficiente tiempo para dormir y estar tranquilo. Esto es más frecuente en casas con niños pequeños. Se le debe aislar en un lugar cómodo, tranquilo y silencioso, donde la temperatura sea agradable y donde disponga de agua y comida. Nunca se puede dejar a un cachorro dormido al sol o en un lugar muy frío.

     Un cachorro maltés debe poder comer lo que quiera. La justificación habitual para racionar la comida es que le sienta mal porque come mucho de una vez. Cuando un cachorro tiene comida a libre disposición suele ingerir poca cantidad varias veces al día y tiene la posibilidad de comer cuando se siente débil, lo que evita generalmente que haya bajadas de glusosa. El agua debe estar cerca de la comida también a libre disposición. Si tiende a comer demasiado lo ideal es cambiar de pienso, siempre de modo gradual, a otro de alta calidad que no le guste tanto, así se regulará, él sólo, más fácilmente. Los piensos con alto contenido en grasas y los muy protéicos suelen gustarles más pero no por ello son mejores, pueden ser adecuados para los malteses que tienen tendencia a comer poco o cuando pierden apetito por algún motivo.

     Durante las primeras semanas se deben mantener los hábitos del cachorro y variar lo menos posible sus horarios, comida y costumbres. Esto es muy importante porque de no hacerlo provocaremos desequilibrios en un perrito que aún es demasiado pequeño para asimilar los cambios. Si como resultado ocurriera una bajada de glucosa o algún trastorno gastrointestinal, el cachorro debería ir al veterinario, que al no conocer generalmente su procedencia, comenzará a hacerle pruebas, dudará si es de origen vírico, por parásitos, por una alimentación incorrecta... En ocasiones decidirá un cambio de comida, una nueva desparasitación, podrá dudar de la efectividad de la vacunación, le podrá inyectar suplementos e incluso tomará la decisión de ingresarlo en el peor de los casos. Al fin y al cabo debe asegurarse por todos los medios de que el diagnóstico sea acertado y el perrito salga de su consulta con una prescripción correcta y para ello debe descartar todas las posibilidades aún sabiendo que es posible que lo único que tenga el pobre cachorro sea el estómago un poco revuelto después del viaje, de tanto jugar, de tantas experiencias nuevas, de la ansiedad por la separación de la camada, etc. No hace falta decir que como consecuencia de estas actuaciones todo puede llegar a complicarse bastante. Para evitar una experiencia traumática al cachorro e incluso poner en riesgo su vida sin ningún motivo, respetaremos una serie de normas:

- NUNCA CAMBIAREMOS SU ALIMENTACIÓN (TAMPOCO EL TIPO DE AGUA) DURANTE LAS PRIMERAS SEMANAS Y EN CASO DE HACERLO DESPUÉS, SE HARA GRADUALMENTE .

-SIEMPRE DEBE TENER AGUA Y COMIDA A LIBRE DISPOSICIÓN.

-DEBE DISPONER DE UN LUGAR CÓMODO, TRANQUILO Y CON BUENA TEMPERATURA PARA DORMIR .

-DEJAREMOS QUE DUERMA Y DESCANSE SUFICIENTES HORAS (LOS CACHORROS PASAN MUCHO TIEMPO DURMIENDO).

-NO LE DEJAREMOS AGOTARSE CON JUEGOS Y EJERCICIOS DEMASIADO FUERTES O PROLONGADOS .

-RESPETAREMOS SUS HÁBITOS ANTERIORES LO MÁXIMO POSIBLE (COMIDA, HIGIENE, HORARIOS...).

-ACOTAREMOS SU ESPACIO PARA QUE PUEDA ACOSTUMBRASE POCO A POCO A SU NUEVO HOGAR.

-SÓLO INTRODUCIREMOS CAMBIOS EN LOS PUNTOS ANTERIORES DE UNO EN UNO, DE FORMA LENTA Y GRADUAL .

-ANTE CUALQUIER SÍNTOMA DE MAREO, DEBILIDAD O APATÍA LLAMAREMOS AL CRIADOR INMEDIATAMENTE Y DAREMOS UN POCO DE GLUCOSA O LECHE CONDENSADA AL CACHORRO.

-LAS DEPOSICIONES DEBEN TENER LA TEXTURA, COLOR Y OLOR NORMALES, EN CASO DE PRODUCIRSE ALGÚN CAMBIO CLARO ES URGENTE PONERSE EN CONTACTO CON EL CRIADOR .

-PARA CONSULTAR CUALQUIER DUDA QUE PUEDA SURGIRNOS LLAMAREMOS PRIMERO AL CRIADOR.

-ESTOS CONSEJOS, VÁLIDOS PARA CUALQUIER CACHORRO BICHON MALTES, SON ESPECIALMENTE IMPORTANTES PARA UN CACHORRO BICHON MALTES MINIATURA.